10 de febrero de 2012

LA MUJER COUGAR

Con esa reciente manía de etiquetarlo todo, se ha dado en denominar Mujer Cougar (pantera en inglés), a la fémina atractiva, independiente... Madura, que decide compartir su vida, o, para empezar, al menos su cama, con hombres 15 ó 20 años menores que ella. Son mujeres seguras de sí mismas, que no necesitan manutención externa, y que despliegan sus armas de seducción para atraer a jovencitos, con diferentes fines (que siempre incluyen el sexo; somos mujeres pero NO somos de piedra). 



Normalmente han estado casadas durante muchos años con hombres convenientes (al menos en apariencia), de su edad o mayores; se aburrieron de las soporíferas cenas de matrimonios de los viernes, de las reglamentarias sesiones de cine de los sábados, de las solitarias veladas ante la televisión (mientras él  trabajaba a unos metros en su despacho  a portátil abierto, ejem - ahora sé por qué tantos hombres se empeñan en tener un despacho en casa -)  







Etc... Etc... Etc...

... Bostezaban - como ellos - pensando en el débito conyugal, por fortuna cada vez más esporádico, y, al fin, se cansaron de despertar cada mañana de su vida contemplando la misma cara, cada vez más envejecida, que aquí envejece todo el mundo, no solo nosotras.
Decidieron terminar con la existencia de ficción contínua. Después de separarse (o, en su caso, durante el tedioso matrimonio de larga duración), unas se dedican a los cursos de cata de vinos; otras afilan sus uñas, y, simplemente, repiten el comportamiento de tantísimos hombres maduros: Quieren vivir una nueva vida con todo lo que les pueda ofrecer. Y en su menú degustación incluyen la energía, el optimismo, la ausencia de prejuicios... El sexo frecuente, alegre y vigoroso, el disfrute de una piel suave y un cuerpo bien fibrado, que a nosotras tampoco nos amarga un dulce; se beben en trago largo la frescura que les aporta ese hombre joven, que, vamos a decirlo, admira la madurez y la experiencia de la mujer de mediana edad que desechan sus coetáneos. Muchos, muchísimos veinte y treintañeros babean literalmente ante una hembra atractiva en sus largos 40. Aún incluso en sus 50 bien llevados.

Una frase divertida pero realista oída en una película el otro día: "¿Estás ligando conmigo?... Pero si tengo edad para ser tu mujer"... 

... Los hombres las prefieren rubias pero se casan con las jóvenes (de segundas, ya maduritos). Las mujeres, en cambio, no suelen cometer ese error. Salvo en Hollywood donde, a imitación de Madonna o Demi Moore es cada vez más frecuente, no se ven matrimonios de maduresas con jovencitos neumáticos, como ocurre en el caso contrario. Yo creo que tenemos más cabeza, a pesar de que, a diferencia de ellos, solo tenemos una. O precisamente por eso.

No soy feminista, soy Igualista. Pienso que tenemos el mismo derecho que los hombres a elegir el tipo de relación que nos apetece en cada momento de la vida

Bien por las Cougar. También en las pelis de vez en cuando ganan los indios ;-)


... Continuará.

4 comentarios:

  1. Me ha encantado el el post, esa descripción de la mujer madura con ganas de volver a vivir, si señora nosotras también existimos y nos gustan los hombres jóvenes, aunque de momento me quedo con el mio todavia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Un post excelente y un blog todavía más. Me ha gustado mucho encontrarte, creo que me vas a dar mucha moral, toavía no estoy en la "temida edad" (al menos para mi) pero no me queda mucho...

    Bss

    ResponderEliminar

Gracias por comentar!